Lección al alcalde de Barcelona

2 Comentarios Añadir comentario

Permitidme que os presente a una señora, su nombre es Maruja Ruiz Martos, el que ponga aquí su nombre no supone gran cosa ya que estos días atrás ha aparecido en muchos medios de comunicación, es la protagonista de un hecho que sucedió el lunes 28 de Noviembre de 2011. Continúo con la presentación, es una señora con 75 años quien ha estado luchando toda su vida por…. ¿por qué? Maruja, ¿por qué has estado luchando? ¿Por mostrar a todos lo que consideras injusto? ¿Por qué no te puedes callar cuando ves a alguien aprovecharse de algo? ¿Por hacer ver a los que tienen el poder que hay otras formas de hacer las cosas? ¿Por hacer ver a los que tienen el poder que hay formas de hacer bien las cosas?,…. Supongo que todo se puede resumir en que ha luchado por la justicia y a sus 75 años todavía le quedan energías y ganas para seguir siendo ella. Porque eso se lleva en la sangre, para hacer eso no se levanta uno un día y dice: ¡Vaya! A partir de hoy voy a intentar que este mundo sea un poco más justo.

Maruja es una luchadora como las de antes, con principios y lo de antes no es ni mucho menos peyorativo, que va, es un piropo, pues como muy bien dice ella, en estos días estamos totalmente faltos de gente con principios, y también, y esto es mío, de gente luchadora, con compromiso con las causas justas, con ganas de luchar por los demás,…. ¡Puff! Creo que algo parecido es el trabajo de los sindicatos, ¿no?, bueno, sigamos con lo que íbamos.

Presento a Maruja para mostrar que algunas veces los peces grandes salen escaldados y no es que el pequeño salga victorioso y totalmente a salvo, porque seguro que Maruja recibirá sus críticas, pero a mi entender ha ganado el asalto, porque eso sí, fue una derrota en el primer asalto, no dio pie ni siquiera a que empezara el segundo.

Me he enterado de esta noticia gracias a una entrevista que hicieron en RNE en el programa Asuntos propios de Toni Garrido y ya sólo por el hecho del titular me interesó desde el primer momento.

La activista vecinal que rechazó la medalla del Ayuntamiento de Barcelona


A continuación iba a resumir la noticia, pero me gustaría que la pudierais disfrutar entera, por tanto adjunto a continuación el artículo publicado en la web de lainformacion.com que lo resume bastante bien, pero antes inserto un video donde podéis disfrutar el momento de la entrega, mejor dicho “no entrega”, de la medalla y el contenido de la entrevista en RNE.

Antes de nada me despido y dejo que "disfrutéis" la noticia hasta el final sin intromisiones.

Sigue así Maruja a ver si contagias tu lucha a muchos de nosotros


Video del momento en que rechaza la medalla




Entrevista realizada por RNE en el programa Asuntos propios



... pendiente ...



Texto de la noticia en lainformacion.com


El pasado lunes se entregaban en Barcelona las Medallas de Honor de la Ciudad. Entre las premiadas estaba Maruja Ruiz, en reconocimiento a su medio siglo de compromiso con el movimiento vecinal.

Maruja Ruiz acudió a la entrega, pero no la aceptó "de un Gobierno que nos está recortando por lo que yo he estado luchando". Ella misma nos cuenta los motivos y lo que sintió al hacerlo (30/11/11).

"Llevaba mucho tiempo preparándolo. El alcalde se quedó 'helao"

19:32h | Quique Peinado

No es una activista desde hace dos días. Maruja Ruiz Martos, andaluza que desde hace 50 años lucha por la dignidad del distrito barcelonés de Nou Barris, tiene 75 años y mucha historia detrás. Después de hacerse famosa dejando con dos palmos de narices a Xavier Trias, el alcalde de Barcelona, que le daba la Medalla de Honor de la ciudad por su activismo vecinal, vuelve al día a día... recordando cómo fue su pequeña proeza.

"Llevo 50 años luchando por una calidad de vida mejor para mi barrio, y sobre todo para salvar los pilares de una sociedad: la educación y la sanidad. Lo que no puedo es aceptar algo de una persona que lo está recortando todo. Tendríais que ver cómo están los hospitales, con dos quirófanos solamente en Vall d'Hebron y la gente rabiando de dolores. No hay derecho". Maruja Ruiz, de 75 años, lleva indignada toda la vida. Y cuando los movimientos vecinales decidieron que debía ser premiada con la Medalla de Honor de Barcelona, que entregaba el alcalde Xavier Trias, de CiU, ella decidió que era el momento de hacer otra acción política.

El vídeo es alucinante: Maruja le dice que rechaza la medalla, toma el micro y da su discurso antes de salir elegantemente por la puerta. La cara del alcalde es ésta...

No fue una decisión de un momento. En el programa 'Asuntos Propios' de RNE declaraba que llevaba dos meses "aguantando" trámites (fotos, invitaciones, instrucciones) con la idea de, cuando llegara el día de la entrega, rechazarla en su misma cara. "No podía hacer como si no pasara nada. Que nos están recortando y había que ver el montaje que tenían allí: una azafata para cada uno de los que nos daban la medalla, el catering, las estufas en el patio... ¿Pero dónde están los recortes?", cuenta. "Que Barcelona me dé una medalla es un honor para mí. Pero no quien me la da, no este gobierno", sentencia.

La jugada le salió perfecta: "Me salió bien. Bueno, me salió como me tenía que salir. Se quedó 'helao'", relata. "Cosas como estas se hacen sin ningún pudor, porque cuando las cosas se hacen con sentimiento y creyéndotelo, todo es fácil".

No es la primera vez que maruja encabeza una protesta social sonada. Encabezó a un grupo de 300 mujeres y niños que en 1973 se encerró en la fábrica Motor Ibérica para reclamar que no despidieran a cientos de trabajadores. Es una líder vecinal que ha luchado por llevar autobuses a su barrio o por evitar la especulación. Y cuenta una anécdota grandiosa de hace unos años:

Nos tiramos 17 años luchando por una residencia de ancianos para el barrio. Cuando vino Jordi Pujol por fin a inaugurarlo también se lo dije bien claro: "Llegas 17 años tarde". Y le dije que con el dinero con el que subvencionaba a las residencias privadas, se podían conseguir públicas, porque los de las privadas sólo van a robar. Él, como está un poco sordo, me dijo que me iba a llevar al juzgado, porque pensaba que estaba diciendo que él era el que robaba. Ni se despidió de mí", relata.

Es difícil tener la conciencia completamente tranquila. Maruja, a sus 75 años, parece tenerla. "Estamos en crisis de valores. Eso me preocupa mucho", dice. "No vivo de nadie. No le debo nada a nadie. Y si quieren, que me retiren la paga que me dan. Porque como no cobro...", dice, y sonríe.





^^Arriba^^

En línea desde Oct-2011 (V. 2.0) Desarrollado por Albae Última actualización: 2015-01-23

Visitas:

tumblr statistics